Matías Ángel Ramos, concejal de Plottier, introdujo un proyecto de comunicación en el Concejo Deliberante con el propósito de requerir una respuesta rápida y completa a los problemas relacionados con potenciales fugas de gas detectadas cerca de la Escuela 234 y el CPEM 56. Estas instituciones educativas están situadas en el sector este de la ciudad, separadas por una considerable distancia.

Un incidente reciente, ocurrido el 4 de julio, ha causado inquietud en las comunidades de ambas escuelas, de nivel primario y medio, respectivamente. Un marcado aroma a gas se apoderó de los establecimientos, siendo notado por docentes, asistentes de servicios y estudiantes por igual. A pesar de las evaluaciones efectuadas por expertos, las cuales no revelaron pérdidas en el sistema interno de distribución del gas en los edificios, la impresión general es que el olor emanaba del exterior. Esto ha aumentado la preocupación y subrayado la necesidad de un control más riguroso.

El proyecto presentado por Ramos enfatiza el deber inalienable y supremo del Estado de asegurar una educación de calidad, integral y continua para todos los ciudadanos, garantizando igualdad, gratuidad y equidad en el acceso a este derecho. Además, se promueve la participación de las familias y las organizaciones sociales.

Ramos puso especial énfasis en “los obstáculos que la Escuela Nº 234 ha tenido que afrontar este año. Aparte del incidente más reciente, el comienzo del año escolar se retrasó debido a problemas de fugas de gas similares, lo que resultó en que la escuela ha podido ofrecer menos de 60 días de clases desde el inicio del curso”.

Por ende, el concejal Ramos pide al Consejo Provincial de Educación, al Ministerio de Gobierno y Educación y al Departamento Ejecutivo Municipal que realicen sin demora estudios y controles exhaustivos. Así, identificar la fuente de las presuntas fugas de gas y tomar las medidas correctivas necesarias para salvaguardar la integridad de los estudiantes, docentes y personal de las dos instituciones educativas.